Make your own free website on Tripod.com

El camerunés tuvo su primera (¿y última?) oportunidad

Tatap no mostró mucho

Ayer hizo fútbol en Los Aromos el camerunés Tatap. Mostró aptitudes pero también quedó claro que no es desnivelante. Balance negativo.

"¡Por fin!", debe haber dicho el camerunés Nazaire Tatap cuando se vio en la cancha listo para jugar el partido frente a El Tanque Sisley. Es que el africano, hasta ayer, sólo había jugado en familia, pero esta vez, tuvo la oportunidad de mostrarse en un amistoso. Después de noventa minutos de fútbol, el balance no fue positivo. Se lo vio activo, con ganas, pero le costó pararse en cancha blanda y su velocidad no fue tanta. Si bien le llegó poco juego, las veces que intervino lo hizo acertadamente.

Las anotaciones dejaron varias jugadas:

* Tocó la pelota cuando el árbitro dio por iniciado el encuentro y Pandiani movió desde el centro del campo de juego.

* A los 14' tras un corner ejecutado por Aguilera, saltó más arriba que todos y aplicó un cabezazo fuerte y bien dirigido al caño derecho del arquero Barlocco. El meta de El Tanque voló y sacó la pelota sobre un costado.

* A los 30', jugando como puntero derecho, llegó hasta la línea de fondo y pasó la pelota rasante al centro del área para que la recibiera Albermager. Un defensa se anticipó y en el rechazo le pegó de lleno en la cara al lateral que terminó siendo sustituido.

* A los 44' le devolvió una buena pared al "Pato" Aguilera.

* A los 55', cuando Peñarol estaba en su cancha, quiso bajar a colaborar en la marca pero De Souza le hizo señas con las manos para que se quedara de mitad de cancha hacia arriba.

* A los 70' corrió una pelota tras pase largo pero se le fue afuera sobre la línea de fondo.

* A los 84' fue protagonista de la mejor jugada individual. Dejó dos hombres por el camino con moñas cortas y a velocidad y cuando quedó frente al arquero remató fuerte y cruzado pero la pelota fue contenida por el meta verdinegro.

Final. Cuando salió de la cancha, Julio Ribas lo palmeó y le acarició la cabeza en señal inequívoca que había cumplido.

 

Volver